jueves, 28 de marzo de 2013

Digno de verse: El arte de Willard Wigan

Ya que estamos en el ecuador de la Semana Santa, me perdonaréis que me ponga un poco bíblica. ¿Como era aquello de: Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja...?
Yo diría que a esa misma pregunta estuvo dándole muchas vueltas Willard Wigan, y posiblemente tampoco recordara qué era lo que tenía que pasar en lugar de un camello, así que seguramente intentó recordarlo de nuevo: Un camello... y una tercera vez: Un camello...

 

Nada, que ya iba por nueve camellos y no había forma de recordar qué era lo que tenía que pasar por el ojo de la aguja, pero no iba a dejarlo ahí, si el hombre ha llegado a la luna, ¿no iba él a recordar una cosa tan simple? ;-D




Willard Wigan nació en Birmingham en junio de 1957. A la edad de cinco años, debido a su dislexia no diagnosticada, Wigan era ridiculizado por sus maestros y compañeros por no aprender a leer. Debido a esas burlas orientó su talento artístico hacia otras habilidades, creando arte de proporciones tan diminutas que prácticamente no podía apreciarse a simple vista.


"Comenzó cuando tenía cinco años," dice Willard. "Empecé a hacer casas para las hormigas porque pensé que necesitaban un lugar para vivir. Luego hice los zapatos y los sombreros. Era un mundo de fantasía, al que me escapé. Así es cómo comenzó mi carrera como micro-escultor".
Las micro-esculturas de Willard son tan diminutas que sólo son visibles a través de un microscopio. Cada pieza se sitúa comúnmente en el ojo de una aguja, o en una cabeza de alfiler.


Según se indica en su web:
Los sacrificios personales relacionados con la creación de piezas tan maravillosas, pero apenas creíbles son inconcebibles para la mayoría. Willard entra en un estado meditativo en que su ritmo cardíaco es más lento, lo que le permite reducir los temblores de la mano y esculpir entre latidos del pulso. Incluso la reverberación causada por el tráfico exterior puede afectar el trabajo de Willard. En consecuencia, a menudo trabaja toda la noche cuando hay una interrupción mínima.
En julio de 2007 la Reina Isabel II lo nombró Miembro del Imperio Británico por su contribución al arte, galardón que le fué entregado por el Príncipe Carlos de Inglaterra.
Algunos de los poseedores de sus obras de arte son la propia Reina de Inglaterra y su hijo el Príncipe Carlos, Sir Elton John, Lord Bath o Mike Tyson. La última de sus obras, la Corona de la Coronación fue solicitada por la Reina Isabel II en homenaje a la celebración de su Jubileo de Diamantes.


Recientemente, Willard ha realizado una gran cantidad presentaciones públicas para organizaciones benéficas. Sacando el tiempo que puede de su ajetreada agenda, trabaja con los niños menos afortunados, como la Fundación Infantil Nelson Mandela.
En este sentido, la cima del reconocimiento le llegó cuando dicha fundación le solicitó una réplica de Mandela en honor a su cumpleaños. Willard presento la escultura en Julio de 2009 a Nelson Mandela en las celabraciones de su cumpleaños.
El niño al que decían que no llegaría a nada, es ahora el hombre al que realeza, artistas legendarios y figuras mundiales reconocen por su propio derecho.

 

El arte se manifiesta a veces de manera increíble, y espero que en este caso os haya parecido digno de verse.
♥ ♥ ♥

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Recuerda que no hace falta estar registrado. Elige nombre/URL y pon tu nombre, apodo o nick.
Suscríbete si quieres recibir un aviso en el correo de nuevas respuestas a tu comentario.