viernes, 1 de febrero de 2013

El Santo Grial de los trucos para no gastar

No hace falta que a cuenta de la crisis se hayan reducido tus ingresos para gastar menos. ¡Hay que hacerle caso a Matías Prats y ser un poquito ahorrador! Porque en los tiempos que corren no sabe nadie qué puede pasarle y siempre es bueno tener un colchoncito, por finito que sea, para cualquier eventualidad. O para darte de vez en cuando un gustazo sin que te destroce el presupuesto. Lo de toda la vida: La hucha para caprichos.

Hoy os cuento un truco para gastar menos. Ya lo dice el título: El Santo Grial de los trucos. Porque es un "truco" que no falla nunca. Sólo necesita que seas sincero contigo mismo. Únicamente no funcionará si eres de los que te mientes a ti mismo, con cualquier excusa barata, para desviarte de tus buenos propósitos.

Es muy sencillo. Cuando te entren ganas de comprar algo, lo que sea, ropa, calzado, aparatos electrónicos, accesorios, libros, cacharros de cocina, electrodomésticos, cualquier cosa, antes de hacerlo hazte esta sencilla pregunta:
¿Lo necesito?
Y contesta con sinceridad. Con toda la sinceridad de que seas capaz.

La pregunta no es ¿lo voy a usar? ni es ¿me apetece? ni es ¿me muero por tenerlo?
¿Lo necesito?

Aún usando este truquillo, comprarás cosas que no te hacen ninguna falta, lo cual estará perfecto si quieres y puedes darte un capricho (o varios, o muchos), pero si tienes algo justillo el presupuesto, te sorprenderá la inmensa cantidad de cosas que antes hubieras comprado y ahora ves que, en realidad, no necesitas. Desde una mesa para el salón hasta un bote de plástico para espaguetti, la pregunta puede aplicarse a cualquier cosa.

Y si lo que estás haciendo es ahorrar para algo concreto: Un viaje, una moto, una tele de 46 pulgadas, el último libro de María Dueñas... Mentalmente calcula en cuánto se convertiría esa compra que estás a punto de hacer (y no estás seguro de necesitar) en relación con tu objetivo de ahorro. Tal vez no necesites comprarte una camiseta Adidas y con ese dinero tienes para pagarte una noche más de hotel en esa ciudad a la que te mueres por ir.

Por cierto, éste es un truco que me dijo mi hermana Encarni y son innumerables las veces que hemos tenido algo en la mano, a punto de caer en la cesta, y se ha vuelto a la estantería al hacernos la pregunta.
Los "chinos" han perdido mucho negocio con nosotras :-D

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Recuerda que no hace falta estar registrado. Elige nombre/URL y pon tu nombre, apodo o nick.
Suscríbete si quieres recibir un aviso en el correo de nuevas respuestas a tu comentario.