miércoles, 19 de junio de 2013

Tejiendo las Pokeball, me asaltan los recuerdos.

¡Te elijo a ti!

Si ese grito ha significado algo para ti, ya sabes de qué estoy hablando: Cientos y cientos de horas de entretenimiento con tu GameBoy, tu Advance, tu DS o tu Nintendo64.

En octubre de 1999 llegó Ash Ketchum con su inseparable Pikachu y toda una generación de chavales (y en mi caso, de madres) llenaron de diversión su tiempo de ocio.

Ash Ketchum y Pikachu mi pokemon amarillo y mi gameboy

Yo siempre digo que Luis David se socializó con Pokemon.
Durante sus primeros años de vida mis mellizos se bastaban el uno con la otra, sin necesitar a nadie más para jugar. Con tres años, casi a punto de cumplir cuatro, empezaron a ir en septiembre a la guardería de educación infantil y, aunque se llevaban bien con el resto de los niños y hacían con todos las actividades guiadas, hasta bien entrado el mes de marzo (seis meses después) no jugaron con otros niños en el recreo. Me contaban las maestras que en cuanto salían al patio se buscaban y se ponían a jugar ellos solos en cualquier esquinita. Los que tenéis gemelos o mellizos imagino que sabéis de qué estoy hablando. Por eso cuando empezaron en preescolar, tuve que tomar la decisión de que los pusieran en clases separadas a ver si cada uno hacía sus propios amigos.
A Luis David separarse de su hermana le costó bastante más que al contrario.

De bebés, Julia era como una muñequita. El bebé perfecto, siempre tranquilita, nunca lloraba, te echaba tus sonrisitas, comía lo justo y dormía o se quedaba quietecita en su cuco o su sillita, gorgojeando sus parloteos continuamente. Luis David, sin embargo, cuando cumplió el primer mes, el 23 de diciembre, empezó a llorar y no paró (literalmente) hasta el día de Navidad por la mañana. ¡Menudas Navidades nos dio! Y es que el pobre, no solo tenía gases y le molestaban muchísimo, sino que era un ciribulle (del diccionario andaluz*Se dice de alguien que no se está quieto. Persona bulliciosa)
Estaba en constante movimiento. Aún recuerdo el día que descubrió que su mano era algo que él controlaba. Se quedaba mirándola, la movía, la seguía con la mirada, y, a medianoche, oigo que se mueve, enciendo la luz y lo veo, despierto con la mano en alto, a la altura de la cara, moviéndola de un lado a otro. Como digo, en constante actividad, aún cuando a oscuras malamente podía ver lo que hacía.
Y creo que sus padrinos aún tienen pesadillas con el día del bautizo. Julia tan modosita con el faldón de cristianar perfectamente situado, cayendo en cascada por los brazos de su madrina. Luis David berreando a todo trapo, con los lazos del faldón colgando, los zapatitos perdidos, y su madrina la imagen viva de la desesperación, que no me explico como de esa no se le quitaron las ganas de tener hijos propios.
En fin, que Luis David se hacía notar y Julia, en cambio, tenía una vida interior más intensa.

Pero cuando empezaron a comunicarse entre ellos, de pronto eso cambió y Julia empezó a "echar carácter" y, en la relación con su hermano, a llevar la voz cantante.

Los niños son más noblotes. Eso no es discutible. Y ahí tenías a Luis David detrás de su hermana sacándole las castañas del fuego a todas horas. Y Julia que debía pensar que era su paladín y la iba a librar de cualquier situación por comprometida que fuera. Como cuando tenía año y pico y oigo que grita desde el salón: ¡ihlavíii ayuya! ¡Ayuya ihlavíii! (¡Luis David, ayuda!) y es que se había subido desde el sofá hasta la reja de la ventana y estaba en mitad de la reja y ni p'arriba ni p'abajo :-(
Y él la tomaba bajo su protección a todas horas, incluso en el colegio de preescolar, que aún estando con sus amiguitos en el patio, tenía un ojo puesto en qué estaba haciendo ella, o qué le estaban haciendo a ella.

En aquella época Luis David era tímido. Bastante tímido. Teniendo a su hermana y uno o dos amigos "verdaderos" ya no necesitaba mucho más. Yo lo notaba, sobre todo, en los veranos que pasaban con mi madre en Almuñecar. Era llegar a la urbanización en que vive mi hermana y Julia ya estaba en el centro de un corrillo de niñas, y sin embargo Luis David no se integraba con los niños de la urbanización. Entonces llegó a nuestras vidas la Edición Roja y su primer pokemon, Charmander (la mía, un poco después, fue la Edición Amarilla, Especial Pikachu, y mi primer pokemon fue Bulbasaur) y, mágicamente, todo cambió.

Porque el juego no consistía en que ganaras la Liga Pokemon. El juego en sí era comparar con tus amigos qué pokemon tenías, qué evoluciones, cuál era tu pokemon de más nivel y cuál tu mejor ataque. Y todos los chavales de la urbanización, incluido Luis David, pasaban horas explorando Kanto, capturando pokemon, subiéndolos de nivel hasta evolucionar, comprobando qué ataque funcionaba mejor con cada uno de los rivales, y hablando, riendo, comunicándose en una actividad común.

No me avergüenza decir que con cuarenta y pocos me enganché yo también a los Pokemon. Si quieres sintonizar verdaderamente con tus hijos desde muy pequeños, tienes que procurar compartir sus aficiones o, al menos, interesarte por ellas. No puedes no saber las normas de los juegos que juegan o de qué va la historia de sus dibujos animados favoritos. Cuando son pequeños, para ellos su mundo está compuesto en igualdad de condiciones por las personas de su entorno y por Pokemon, Digimon, Yugi-Oh,  los Rugrats, la Banda del Patio, o Dora la Exploradora, Pocoyó, Bob el Manitas... Tienes que poder participar en una conversación con ellos cuando esa conversación va a incluir sus personajes o sus juegos favoritos. No puedes esperar a que "tengan una edad". Si no has participado con ellos en su evolución, cuando tengan "esa edad" no tendrán la costumbre de hablar contigo de todo.

A mí lo de compartir afición con mis hijos casi siempre se me ha dado bien. Y en el caso de las consolas, realmente no sé quién comparte afición con quién. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?. La foto al principio, que he tomado hoy, es mi Game Boy Color y mi cartucho de la Edición Amarilla. Me sabía los 151 pokemon de la primera generación, sus ataques y qué ataque era más eficaz según el tipo de enemigo, fuego, agua, tierra, roca, eléctrico... y tenía mi equipo favorito con el que luchaba una y otra vez contra los entrenadores de la liga final para elevar los niveles de mis pokemon.

Yo es que he sido nintendera de toda la vida, desde que La Caixa me "regaló" mi primera GameBoy (gris, la ladrillo) por un contratar un plazo fijo. Luego vino la GameBoy Color, la SuperNes, la Advance SP, la Nintendo64, la DS, la Wii y la DS-3D y ahí me paré, que ya está bien de consolas y, excepto la gris-ladrillo las tengo aún todas funcionando y en perfecto estado. He jugado cientos de juegos, pero la saga Zelda y Pokemon han sido mis juegos favoritos.

Y os he contado todo esto porque viendo páginas de amigurumis se encuentran frikadas de lo más grande. No tenéis más que buscar en google-imágenes pokemon crochet y alucináis con lo que teje la gente y,  aunque tampoco es que yo me quiera meter en esos mayores, sí me apetecía hacer algo, pero facilito, como las pokeball y a ello me he puesto. Fue decir lo que pensaba hacer y ya me salieron tres "encarguitos", de mis hijos y de Clara, la hija de la madrina, así que estoy haciendo tres pokeball que espero tener listas para mañana o pasado, así que en muy, muy breve os las enseñaré.

Mientras tanto, ando recordando viejos tiempos :-)
♥ ♥ ♥
* Fuente: Fititu (Fíjate tú)
¿Quieres ver cómo quedaron?: Pokeball de ganchillo

2 comentarios :

  1. Ainssssss cuántos recuerdos se despiertan leyendo esta entrada!!!
    Se te ha olvidado decir que a mi también me "enganchastéis" el día que me regalastéis la DS con el juego de los perros (y ya estaba yo entradita en años también, jejeje). Al final, el juego que más adicción me causó fue Animal Crossing y el empeño de cazar bichos!!
    ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj ¡y que lo digas! que si tal bicho se conseguía tal día a tal hora, que si la polilla, que si la mariposa nosequé, que si el grillo cebollero :-D Sí que te enganchaste, sí ¿pero y lo bien que te lo pasabas?
      Precisamente anteayer estuvimos comentando lo de Animal Crossing por el nuevo que ha salido para la DS3, que puedes nadar y todo :-)

      Eliminar

Recuerda que no hace falta estar registrado. Elige nombre/URL y pon tu nombre, apodo o nick.
Suscríbete si quieres recibir un aviso en el correo de nuevas respuestas a tu comentario.