miércoles, 15 de mayo de 2013

Nunca digas: No hay huevos. Congélalos

Vamos con un truquillo ahorra-tiempo o ahorra-dinero en la cocina, que hace tiempo que no os contaba ninguno.

¿Sabíais que el huevo también se congela?
Pues sí. Hay alimentos que nunca se te ocurriría congelar, y sin embargo muchas veces sería la solución ideal, para tener siempre a mano y en perfecto estado un producto que por definición es perecedero, por ejemplo.

Si os estáis preguntando quién necesita congelar un huevo... ¡Anda que no he perdido yo pocas oportunidades de las de "tres docenas por el precio de dos" porque ¿en qué iba yo a gastar tres ni dos docenas de huevos?! que lo de hacer natillas está muy sobrevalorado :-)

En principio hay que decir que no es conveniente congelar el huevo fresco tal cual, o sea, de la huevera al congelador, puesto que la cáscara es más que probable que estalle con la congelación y liemos una guarrería de mucho cuidado en el congelador.



Dicho esto... Que te da por la repostería y siempre te sobran claras. Congélalas tal cual, en un recipiente adecuado, ya sea un bote, o incluso las bolsas para hacer cubitos de hielo. Al descongelarlas estarán igual que frescas. Lo único que debes tener en cuenta es que para merengue no te van a servir tan bien como las frescas, porque montan con más dificultad.



Las yemas solas, sin embargo, se endurecen con la congelación, por lo que es mejor añadirles un poco de clara, batirlas solo un poco, lo justo para que yema y clara se mezclen y añadirle un poco de sal, si va a ser para preparaciones saladas, o de azúcar, si lo vas a usar para preparaciones dulces. Ten en cuenta echar menos sal y azúcar de la que luego necesitarás, porque su sabor se potencia al congelar el alimento, pero ese añadido es el que evita que se endurezcla la yema.

Volviendo a las "tres docenas por el precio de dos", es el mismo procedimiento para el huevo completo. Puedes batirlos, congelarlos en pequeñas porciones, en una cubitera, por ejemplo y, una vez congelados pasarlos a bolsas de plástico, que indiquen la fecha de congelación y, mientras no tienes práctica, la cantidad  equivalente en huevos. Lo más probable es que obtengas dos cubitos por huevo.


 

 


Si quieres dejarlos en las cubiteras, mejor tápalos con plástico (film) para evitar las quemaduras de congelación en la superficie.
Luego solo tienes que dejarlos descongelar a temperatura ambiente y usarlos para tortillas, huevos revueltos, o casi todo tipo de repostería.

usa moldes más grandes para más cantidad de huevo
Otro tipo de molde que puedes usar para tener la porción necesaria para hacer la tortilla o la preparación que quieras.

Y queda fuera de toda duda que de esta forma los huevos frescos, se van a conservar frescos ;-) al menos seis meses.

Nota. Buscando imágenes en google, para ilustrar la entrada, porque no había huevos ;-) ni ganas de ponerme a congelar para usar mis propias fotos, he encontrado justo las que estaba necesitando (todas ellas) en este blog: Curiosity cat  y me ha dado permiso para usarlas. Cooperación internacional se llama esto :-D
♥ ♥ ♥

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Recuerda que no hace falta estar registrado. Elige nombre/URL y pon tu nombre, apodo o nick.
Suscríbete si quieres recibir un aviso en el correo de nuevas respuestas a tu comentario.