miércoles, 10 de abril de 2013

Oferta no siempre significa más barato


Encuentro esta "oferta" en el folleto actual de Mediamarkt y lo primero que hago es repasar todas las páginas del folleto porque pienso: No, estoy equivocada y aunque salga en el folleto no necesariamente tiene que estar de oferta. Pero no, quiero decir, sí, en la primera página dice en letras bien grandes: Ofertas para arrasar la tienda y en pequeñito "ofertas válidas en Península y Baleares del 11 al 17 de Abril del 2013"
Vuelvo a la página en cuestión: Sandisk MicroSD Ultra 32Gb - 36,90€ 
Y entonces es cuando se me viene a la mente el slogan de Mediamarkt y pienso, ¿Yo no soy tonto? ¡Claro que no eres tonto! ¡¿Qué vas a ser tonto?! con ofertas como esas, los tontos somos los clientes que te compramos.



Y es que tendemos a pensar que, porque salga en el folleto, significa que es más barato de lo que suele costar habitualmente, y muchas veces no es así. Lo sé por el Capuccino en el Lidl, que cuesta 1,69€ y periódicamente aparece en su folleto, al precio (supuestamente de oferta) de 1,69€. O el chocolate con trocitos de naranja o de caramelo, que cuesta 1,49€ y también aparece cada X en el folleto, al precio de 1,49€   :-(

A lo que voy, que en este caso sí es verdad que yo no soy tonta, y es que justamente acabo de comprar esa misma tarjeta, la Sandisk de 32Gb en Zoombits, que es la tienda en internet donde suelo comprar las memorias flash y las tarjetas SD, a solo 23,69€ y los gastos de envío son gratuitos para España ¡incluídas las Canarias!.


Eso es una oferta:
Mediamarkt - 36,90€
Zoombits - 23,69€
Diferencia 13,29€

No sé por qué la gente aún tiene prevención a comprar por internet. ¿Miedo a que no te envíen lo que compras?, ¿miedo a que no responda a tus expectativas? ¿miedo a que te hagan cualquier cosa extraña con tu tarjeta de crédito?

Ante todo hay que saber distinguir dónde se compra en internet. No es lo mismo comprarle a un particular a través de Ebay o de cualquier otra página de compraventa, que comprar en una tienda online. En el caso de compra a particulares, es mucho más confiable si tiene teléfono, si contesta a las preguntas que le haces por correo... En fin, sentido común tenemos todos ¿no?, pero en ambos casos, normalmente hay un apartado de opiniones de usuarios. Si ves que la mayoría de gente protesta, no compres, que es raro que tú vayas a ser la excepción. Si ves que la mayoría de gente habla maravillas, aunque tú fueras la excepción, que ninguna transacción está libre de salir mal, seguramente esa tienda o ese particular responderán bien, por eso tienen tan buenas críticas.

Eso se aplica también a tus expectativas sobre lo comprado. Antes de embarcarte en una compra en la Red, no solo tienes que mirar el precio, y tener muy claro el cambio, si no es en euros, sino que también tienes que contar con los gastos de envío (que frecuentemente te descuadernan la supuesta oferta), los métodos de envío (es más fácil que un paquete se pierda por correo tradicional que se pierda si viene por una mensajería), tener muy claras las tallas, medidas o calidades, y, por supuesto comprobar la política de devoluciones. Normalmente en cualquier transacción por internet tienes siete días, desde la recepción, para desdecirte de la compra. Pero teniendo en cuenta que los gastos de envío de vuelta correrán de tu cuenta, a veces no compensa.
Por supuesto, como primera garantía de que todo va a salir bien, ten en cuenta que estás comprando lo mismo que lo harías en la tienda de tu esquina. En internet no vas a encontrar un IPhone de última generación por 180€. Hay gangas, hay ofertas, pero si parece un timo es que es un timo.

Y luego está el tema del pago.
Antes que nada tengo que deciros que, aunque sé que hay fraudes, del estilo de comprar teléfonos móviles y recibir calabacines o pepinos, literalmente, Cucumis sativus de la familia de las cucurbitáceas (no la acepción actual que se le está dando a esa palabra), yo nunca he tenido el más mínimo problema con una compra, o en su caso una devolución por internet, y en cuanto al pago, los escenarios negativos que os indico tenéis que tomarlos en cuenta como los "posibles efectos adversos" en los prospectos médicos: Se avisa porque pasar, puede pasar, pero no es lo usual.

Actualmente la manera más segura de pagar por internet es con tarjeta de crédito porque el cargo no te lo hacen de inmediato y es probable que te llegue la compra antes que se produzca. No es que el banco vaya a rechazar el pago (eso se podía hacer antes, pero ahora no es tan fácil porque las leyes protegen al comprador pero también al vendedor) pero en caso de discrepancias graves con el vendedor siempre puedes amenazarlo con ello, y al banco con retirar tu cuenta, y al final uno de los dos, o ambos, se pondrán de tu parte.
Casi todos los bancos tienen una tarjeta virtual de compras, que es de débito (o puedes usar una tarjeta monedero). Esa tarjeta no tiene acceso a tu cuenta. Cuando quieres comprar algo, recargas la tarjeta con la cantidad que precises. Si se diera el improbable caso de que te "piratearan" la tarjeta sólo conseguirían lo que tengas recargado en ese momento.

Una garantía extra del pago con tarjeta de crédito (o de débito) es usar el servicio de PayPal. Te registras y das el nº de la tarjeta que utilizarás usualmente (ahora también aceptan la Maestro -la MasterCard de débito-). Casi todos los vendedores admiten pago por Paypal. Cuando finalizas la compra, en lugar de indicar los datos de la tarjeta, el sistema te envía a Paypal para que les autorices a usarla por el importe del cargo. El vendedor no tiene acceso al número y tú sólo tienes que asegurarte de tener saldo suficiente para la compra. Además PayPal ejerce de vigilante de buenas prácticas en la mayoría de transacciones comerciales de la red, por lo que, en caso de disconformidad, y una vez intentado con el vendedor, das el aviso a PayPal para que también ellos gestionen la devolución o medien en el conflicto.

En fin, que el pago con tarjeta en internet es tan seguro como cuando pagas en un restaurante y se llevan tu tarjeta en una bandejita y te la devuelven al cabo del rato ¿por qué no nos fiamos en un caso y en otro sí? Somos muy raritos los humanos.

Pero volviendo a las ofertas, que me he desviado por completo del tema, en descargo de Mediamarkt diré que tirando de diccionario de la Real Academia, de las acepciones de la palabra oferta, los clientes tendemos a pensar que siempre se usa significando: Puesta a la venta de un producto rebajado de precio.
Pero ellos probablemente la usen con otro de sus significados:
(Econ) Conjunto de bienes o mercancías que se presentan en el mercado con un precio concreto y en un momento determinado.
Ese es su precio en este momento, que no quiere decir que sea más barato, es más, viéndolo así, no nos extrañemos de que en algún momento sea incluso hasta más caro de su precio normal, y si no, aquí tenéis unas cuantas muestras de esas otras "ofertas".



 


Si tenéis que comprar memorias flash usb o tarjetas para la cámara de fotos o el teléfono, pasaros por Zoombits, en serio. Son baratísimos y muy formales. Además os registráis para que os manden las ofertas al correo y de vez en cuando te pegan unas sorpresas que no parecen ni de verdad... Pero lo son. 
;-)  Luego no digáis que no intento ahorraros unos eurillos.
♥ ♥ ♥

1 comentario :

  1. Tu trabajo de investigación es encomiable. Nos dejas claro que en el día a día hay muchos momentos para "tropezar" y que tal y como están las cosas, más vale prestar un poco de atención, por que si no, por ejemplo como podría decir el slogan de MediaMarkt, "Yo no soy tonto" el que compra la oferta de camisetas a 6€ de Carrefour... "2 por 15€"

    ResponderEliminar

Recuerda que no hace falta estar registrado. Elige nombre/URL y pon tu nombre, apodo o nick.
Suscríbete si quieres recibir un aviso en el correo de nuevas respuestas a tu comentario.