viernes, 20 de septiembre de 2013

Dos jerbos en el salón

Supongo que recordaréis que en julio os conté que teníamos un jerbo en el trastero y que poco tiempo después os pedí opiniones sobre tener o no tener animales en casa, aunque como casi todos dedujisteis muy acertadamente, lo que estaba buscando era un empujoncito para tomar una decisión que, aunque conscientemente no lo supiera, ya estaba tomada.

Si seguisteis el desarrollo de los comentarios ya sabéis que finalmente me dieron a Christopher, que de ser el jerbo en el trastero había pasado a ser el jerbo en el salón, en su inmensa caja-castillo. Y siendo ya Christopher oficialmente mi jerbillo, me enteré, por todos los foros y otras páginas que hablan de estos simpáticos roedores, que los jerbos de Mongolia son animales muy gregarios, que no son felices solos y que es, no ya recomendable, sino casi de obligado cumplimiento, tener al menos una pareja. Así que sin pensarlo más me fui de exploración por las tiendas de animales para buscarle un compañero a Chris, que fuera macho, que tampoco está una para dedicarse a la cría, a ver si he vivido 55 años sin querer tener animales en casa y ahora me voy a despendolar...

Gustav y Christopher


Encontrar jerbos no es tan fácil, porque lo conocido entre los roedores pequeños son los hamsters, y no hay tantas tiendas que tengan (jerbos). De hecho he ido también haciendo ya una lista de veterinarios de exóticos, por si se necesitara, y más de un veterinario al oir la palabra jerbo ha puesto cara de no tener ni idea de a qué me refería. Hubo uno que tras el diálogo de -¿tratan exóticos? -¿qué animal? -jerbos, contestó pues depende de la enfermedad ¿qué síntomas tiene? y cuando le dije que no, que estaba sanísimo que era por tener un veterinario previsto, el suspiro de alivio fue casi audible :-D

Siguiendo con las tiendas, antes de nada voy a hacer un inciso para recomendaros que jamás, jamás, entréis en la de los bloques chicos de Poeta Manuel de Góngora. Es penosa, sucia a reventar, oscura, los animales están en condiciones que a simple vista parecen deplorables. Un horror de tienda.
(Me edito: Parece que hayan leído el blog ;-) Pasé hace unos días y la han limpiado, pintado las paredes de un bonito azul, añadido iluminación... Parece una tienda distinta por completo)
(Pues me edito otra vez: Pintada, sí. Limpia, sí. Pero el otro día vi que anunciaban jerbos en el escaparate y entré a curiosear. 0_0  ¡Un horror! tenían tres mini terrarios abarrotados de jerbos, sin separar por sexos. En uno de ellos una jerbita había parido hacía dos o tres días y ni se habían dado cuenta de que habían crías. ¡Qué mal rato pasé! La excusa era que ya no tenían más jaulas. ¡No me digas! Cómo vas a tener si no separas machos de hembras. Cada mes tendrás una camada de cada hembra mayor de tres meses. Un horror.)

Yo, por ir sobre seguro, me fui a la de Alcampo, que fue donde Julia compro a Chris, pero los que tenían eran también agoutis -los jerbos se nombran por su color y el agouti (o agutí) es el más común porque es el color del jerbo en la naturaleza. Es marrón mezclado con algo de naranja y algo de gris en las orejas. La barriga es blanca y los ojos negros. Como Chris, vaya- y la verdad no me apetecía tener dos bichejos iguales cuando todavía no tenía práctica para distinguirlos.
Buscando por Internet, encontré una tienda en Pedro Antonio (de Alarcón) que me gustó mucho por lo luminosa que es. Los terrarios y jaulas bien cuidados y limpios; los animales se ven todos preciosos y los dos dependientes son un encanto. Se llama Dodos Mascotas. Y allí que me fui.
Tenían un agouti y cinco jerbillos de color dorado, que en mi desconocimiento me parecieron todos iguales, pero cuatro eran Argente Golden -de intenso color dorado-beige, barriga blanca y ojos color rubí- y uno era un DEH -Dark Eyed Honey, que se diferencia de los Argente en los ojos, que son negros y las orejas, que en lugar de doradas son entre marrón y gris- y ese, regordito, es el que finalmente nos trajimos para casa y llamamos formalmente Gustav para poderle llamar GusGus, como el ratoncito de la Cenicienta.
Bueno, realmente lo de traernos a Gus no fue tan sencillo. Hubo una pequeña aventura nocturna y otro jerbillo implicado. (Si quieres leer esa experiencia pincha en Mostrar Contenido y vuelve a pinchar cuando quieras ocultarlo)
Mostrar Contenido
Lucifer, el Argente Golden

Como os digo, la cosa no fue tan sencilla. Como a mí me parecieron todos iguales (y creo que al dependiente también) el primero que cogió fue el que me traje a casa. Le había preparado una gran caja de plástico y la puse junto a la caja-castillo para que se fueran oliendo. Ya al sacarlo del transportín de cartón vi que tenía los ojos rubí -era un Argente Golden- y aunque la verdad es que era precioso y los ojos a veces se veían negros, otras, según le diera la luz, se veían rojos y no me hizo mucha gracia, porque no estaba preparada aún para un "ratón" de ojos rojos. Realmente no esperas que tu primera mascota sea un roedor y dar el salto directamente a un roedor de ojos rojos para tu segundo bichejo, se me hacía cuesta arriba y empecé a pensar en devolverlo. Y para rematar, además era un puro nervio y a Chris no le gustó nada de nada tanto movimiento, y eso que él estaba en su caja castillo y el otro en un baúl de plástico a su lado, que ni siquiera se veían. Se metió en su tubo de pvc y allí pasó toda la noche escondido.
A la una y pico de la noche, vamos a acostarnos y nos damos cuenta de que el diablillo se había escapado de la caja. Saltó los 40cms, hizo caer la rejilla de plástico que le había puesto encima y estaba en paradero desconocido.
A esas horas, sin saber desde cuando estaba por ahí de parranda y en mi casa, que las únicas puertas que siempre están cerradas son las de los armarios ¡menuda fiesta nos esperaba!
Por suerte, lo primero que miramos fue debajo de los sofás y ahí le enfocó la linterna Luis David y me dijo No lo mires mamá, que los ojos con la luz de la linterna... parece Lucifer. Y con Lucifer se quedó.
Así que Lucifer correteando por detrás del sofá, y nosotros tratando de cortarle el paso. Nos costó casi media hora cogerlo, y eso que estos animalejos no se esconden como los hamsters, sino que los puedes dejar sueltos en la habitación (siempre que no tengas cosas que puedan roer y no quieras que te den un disgusto) y con dejarles la puerta del terrario o la jaula abierta, ellos solos vuelven cuando quieren a su nido. Claro que para eso tienen que tener sensación de que tienen un nido en algún sitio, pero si lo acabas de traer hace tres horas, pues es difícil que lo reconozca como suyo :-(
El caso es que entre los nervios del bicho, la reacción de Chris y que al darle la luz en sus ojillos rubí, parecía el diablo redivivo, decidimos que lo devolvíamos a primera hora del día siguiente. Por suerte entre los otros cuatro gerbillos de color dorado uno de ellos era un DEH de ojos negros y el dependiente accedió al cambio, ya que si un jerbo pasa más de 24 horas separado de su clan se considera un animal totalmente extraño y hay que hacer el procedimiento completo para volverlo a juntar al clan sin temor al rechazo. Como nos lo habíamos llevado la tarde anterior, nos hizo el favor y Lucifer, pobrecito mío, volvió con sus hermanos a la tienda.

Aunque los jerbos sean animales que viven mejor en clanes, no es tan fácil juntar individuos. No es que tú tengas uno, llegues con el otro, lo sueltes en la jaula o en el terrario y se olisqueen y se hagan amigos íntimos. No. Nada de eso. Hay dos métodos concretos para juntarlos y una "tabla de posibilidades de éxito" según sexo y edad. Nosotros tuvimos suerte. Luis David había comprado una jaula enoooorrrrme, de 76x47x47 y aunque recomiendan que primero se divida la jaula, y se ponga un jerbito en cada lado para que se acostumbren el uno al otro sin poder "llegar a las manos" y luego a la semana más o menos se junten los dos en un territorio neutro, como la bañera, sin nada, para que solo puedan interactuar el uno con el otro, nosotros pasamos directamente al territorio neutro, a la acción pura y dura, o sea a la bañera, donde estuvieron unas dos horas y como vimos que la cosa no pasaba a mayores, los metimos en la jaula que estaba nuevecita, sin nada que oliera a ninguno de ellos. Y resultó. Aunque esa tarde y esa noche estuve en un vilo, a la mañana siguiente seguían perfectamente, sin hacerse mucho caso, cada uno en rincones opuestos de la jaula, pero juntos en un solo espacio.

Chris y Gus controlando

Chris y Gus haciéndose mimos
¡si es que se llevan muy bien!

la maxi-jaula
la maxi-jaula inicial

Cada jerbillo es un mundo: Christopher es más tranquilo. Es menos lanzado a la hora de explorar y ahora se está volviendo más miedoso. Al principio él fue el que hizo todo el nido, creo que porque a Gustav lo separaron de sus padres antes de que aprendiera esa habilidad (ha tardado un mes en empezar a cortar papel y acumularlo en el nido). Gustav es un explorador nato y no hay esquina que no escarbe como si no hubiera un mañana, además de atreverse a grandes expediciones (solo teneis que ver las fotos al final de la entrada para comprobarlo). Es muy comilón y la verdad es que está casi cuarto y mitad más grande que Chris. Aparte de contribuir poco a las "labores gerbiles", es un suavón de mucho cuidado. Desde que empezó a tomar confianza, todo su afán era ir detrás de Chris para que lo acicalara y el otro se escabullía como podía, de buen rollito, hasta que lo acorralaba en una esquina y le iba metiendo la cabeza debajo del hocico y ya no le quedaba más remedio. Es bonito verlos acicalarse: El uno al otro le va limpiando el pelaje a base de pequeños toquecitos, como besitos.

A primeros de agosto compramos, a través de un anuncio en SegundaMano, un super terrario de madera y cristal de 70x50x50 que es su casa actual, aunque está en periodo de reformas de interior. Mi hermano Jose me hizo una bandeja con ruedas para encajarlo y así poder moverlo con facilidad, que es el complemento perfecto, porque así los puedo sacar durante el día a que les dé el aire en la terraza y meterlos otra vez en el salón cuando cae la tarde.

el terrario dos semanas después de su "estreno"
(es difícil fotografiar el terrario sin los molestos reflejos del cristal, pero os hacéis una idea)


Aunque digan que los jerbos casi no huelen, puedo deciros que mientras estuvieron en la jaula tenía un aroma a pajarería en el salón que... Pero ahora, como tienen su buen lecho de heno y cáñamo, lo que huele es a campo (a mí, al menos, me gusta).

Lo "malo" de tener un jerbo es explicarle a la gente qué es exactamente lo que tienes sin que pongan cara de asco imaginándose un ratón. Porque aunque sean roedores, están tan cerca de ser ratones como un puma está cerca de ser un gato. Digamos que, como le dijeron a Julia en la tienda de Alcampo, es un cruce de ardilla y ratón, que tampoco es verdad, aunque sí son primos de las ardillas y en los saltos que pegan se les nota esa rama de la familia. Son unos animalillos que están valorándose cada vez más como mascotas porque, al contrario que los hamsters que son bastante huraños entre sí -ya se sabe que lo mejor para evitar problemas es un hamster/una jaula- y además generan casi toda su actividad en horario nocturno, los jerbos son muy amigables -depende del carácter de cada animal tardará más o menos en interactuar con su humano- pero es rarísimo que te muerdan y pueden tener la jaula abierta ya que volverán a ella cuando se cansen de explorar y no se esconderán como hacen los hamsters.

(Jaula abierta en un espacio controlado en la terraza. Gus en la esquina intentando un escapismo)

Además su ritmo circadiano  (el enlace va a una imagen encontrada en la página www.shawsheenrivergerbils.com) incluye periodos de actividad y sueño alternos, tanto durante el día como la noche, por lo que puedes disfrutar más tiempo de ellos.

Gozan de una salud excelente y las enfermedades no son frecuentes, salvo por cuidados inadecuados que puedan dar lugar a alergias (leves) o diarreas (graves). En contraposición, dado que tienen un metabolismo muy acelerado, una dolencia grave que no se controle a tiempo les puede causar la muerte en días, incluso horas. Su expectativa de vida es entre tres y cinco años, más comunmente cercana a los tres. Son bastante limpios y un terrario con un sustrato adecuado, que tenga buena capacidad de absorción, podrá estar tres semanas o más sin necesitar limpieza. Son omnívoros, aunque fundamentalmente granívoros. Beben muy poca agua y con una cucharada sopera de comida tienen para un día (a Chris y a Gus, dos cucharadas les duran tres días) por lo que, con suministro adecuado de agua y comida, pueden dejarse solos dos o tres días sin problema. Venden muy buenas mezclas de comida para jerbos (en Carrefour, por ejemplo, con paquete lila, la versión granívoros) aunque a todas ellas es conveniente retirarles las pipas de girasol para dárselas controladamente como premios, ya que son extremadamente grasas y un jerbo debe comer solo un 4% de grasa en su dieta diaria pues tienen propensión a la colesterolemia -en laboratorio se usan para la investigación de ésta y otras enfermedades humanas por la similitud de la reacción de su organismo con la nuestra-. Además de las mezclas de granos es conveniente darles fruta o verdura fresca, al principio dos o tres veces en semana y luego, si se quiere, diariamente.

Gus comiendo una "croqueta" de zanahoria

A Chris y Gus les encanta el calabacín, el brócoli, la lechuga, la zanahoria y la manzana. También les conviene un aporte de proteína. Puede ser vegetal, como las lentejas (yo no lo he probado todavía) o animal, como trocitos de pollo asado o hervido o clara de huevo cocida. A Gus no le gusta para nada el pollo, ni siquiera aunque sean croquetitas para gatos bebé que son de pollo y arroz. A Chris, sin embargo, le encanta, y también los trocitos de hamburguesa.

Son roedores y hacen honor a su especie. Se mueren por el tubo de cartón de un rollo de papel higiénico. Les dura 10 minutos. El cartón en general les encanta, porque además les vale para mantener los dientes en una medida controlada, ya que los dientes de los roedores no dejan de crecer durante toda su vida. Escarbar una esquina es el paradigma de lo que puede ser una actividad placentera. En el terrario les puse una caja de cartón y, como decidieron utilizarla como nido, en dos días la reformaron a su gusto, haciendo puertas esquineras de medida XXL.

El plástico, por muy duro que sea, acabará desapareciendo si se les deja suficiente tiempo y encuentran un resquicio por donde hincar el diente. La primera T de fontanero de PVC que les puse se mantuvo indemne solo una semana.

Christopher haciendo su reforma del nido desde dentro Gustav haciendo su reforma del exterior del nido
Caja de cartón con esquinas ¡el éxtasis de un jerbito! 

Todo el mundo que tiene jerbos aconseja que no se tengan en jaula, sino en un terrario o en los tuppers grandes de plástico para la ropa que venden en los chinos (adaptando rejilla a la tapa), que salen mucho más baratos. Nosotros los tuvimos un mes, mientras llegaba el terrario y, la verdad, era un sinvivir, porque se encaramaban en los barrotes y luego se dejaban caer y yo ya los veía (sobre todo a Gus) con una pata enganchada. Además en las jaulas no se puede tener todo el lecho que necesitan para poder excavar y estar a gusto, y acaban esparciéndolo casi todo, por eso los tenía solo con el suelo de cartón y papeles y eso da una diversión limitada, aparte de que no empapa mucho y por tanto huele más pronto. Ahora que están en el terrario, con su buena capa de heno y cáñamo y la sobrecapa que han ido creando a base de trocitos de cartón y papel, más sus puentecillos de madera (nunca de pino ni cedro, que le dan alergia) para que trepen y los roan, estos dos son mucho más felices.

Gus en el terrario

Yo he ganado en tranquilidad, en limpieza y en la cuestión de los olores, pero a cambio he perdido en confianza, ya que el terrario es su terreno y no les hace mucha gracia que metas la mano a molestarlos. Te lo admiten si en la mano va comida especial, verduras, frutas o pipas, y en caso contrario te dan con el hocico como diciendo "quita esto de mi terreno, que me molesta". Por eso, y porque es conveniente que de vez en cuando correteen a sus anchas para que las patas traseras no se les enquilosen, cada dos días los saco al cuarto de baño, donde les pongo su cacharro con arena de chinchilla para su aseo personal (los jerbos, como animales de zona desértica que son, tienen unos aceites en el pelaje que repelen la suciedad. No necesitan bañarse en agua ni es conveniente, por eso se limpian ellos mismos haciendo "la croqueta" en la arena). En el cuarto de baño, que es de buen tamaño, no solo pueden correr más terreno y por tanto coger más velocidad, sino que disfrutan del contacto con nosotros y puedes cogerlos, y que paseen por ti como por una pasarela, ir andando y que te vayan siguiendo correteando entre tus pies...

Como os dije al principio: Gus es un explorador nato. Es fácil que un jerbito suba por tus pantalones. No es tan fácil que suba por tu pierna, sin tener de donde agarrarse. Pura escalada :-D

Gus escalando sin tener donde agarrarse


Mi foto favorita: Gus "en la cima del mundo" mirándose al espejo :-D

Su lugar favorito, en mi hombro mirando al mundo desde las alturas


Pues ya veis: Que estoy la mar de entretenida con los bichejos y por eso no escribo tan a menudo como debiera. A ver si me pongo las pilas y me enderezo por el buen camino ;-) 

Por cierto, si os animáis a tener jerbitos, es mejor que os los regale un criador, en lugar de comprarlos en una tienda. Así sabréis con seguridad la edad del jerbo y su sexo, que no es la primera vez que una tienda vende un macho y luego es una hembra con sorpresa incluida a las dos o tres semanas (de cinco a siete sorpresitas para ser más exactos) :-D
Y pasaros por el foro Hablemos de Jerbos si queréis "cotillearlo" todo sobre estos bichejos, porque es una web de referencia en español.
♥ ♥ ♥

9 comentarios :

  1. A este paso vas a ser la más entendida en la materia!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola , yo tengo dos y son asi como maarron con gris , como en la priemra foto que subiste pues el de la izquierda...y pues yo los tengo en una caja super grande.. queria saber si es bueno o no. o si es mas conveniente comprarle eso donde se guarda la ropa ... ? porfa respondeme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Me encanta hablar con otra gente que tiene jerbos :D
      Si has leído la entrada: Un jerbo en el trastero (el enlace está en la primera línea de ésta) verás que a Christopher lo tuvimos casi un mes... o más... en una gran caja-castillo. Pero sólo nos fue bien porque era pequeño y tranquilo y no se metió a morder la caja ni a dar grandes saltos para escaparse de ella. Eso con Gustav hubiera sido imposible. Lo mejor es un terrario de cristal, y la segunda mejor opción una caja guardarropa cuanto más grande y alta, mejor.
      Para aprender muchísimo sobre el cuidado de los jerbos, pásate por estos dos foros:
      http://www.hablemosdejerbos.com/
      http://elmundodelosjerbos.foroactivo.com/
      Mimitos a tus dos jerbitos agutis :-)

      Eliminar
  3. Completa y amena informacion,espero pronto tener la parejita y contaroslo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de tu decisión. Ya verás. Tendrás entretenimiento continuo. Pásate por esos foros que os digo, porque no hay otro sitio donde se pueda aprender más de los jerbos o resolver más dudas.

      Eliminar
  4. Gracias por tan buena y entretenida información. Estaba pensando si tener o ojo verbos y ahora lo tengo claro. :) gracias!!

    ResponderEliminar
  5. hola,¡ felicidades por el blog¡ os escribo porque para hacer compañia a mi jerbo, he comprado dos mas en una semana, y se me han muerto en cuestión de horas¡uno duró 4 días y el otro 3... y han muerto igual... se agostan y se secan... sin embargo el primero está como una rosa... puede ser que vengan ya mal de la tienda? gracias algún consejo?
    muchas gracias¡

    ResponderEliminar
  6. Que animalitos más simpaticos y amistosos, no se por que los roedores pequeñitos dan miedo a la gente, mucho daño no pueden hacer la verdad.
    Y sin embargo son alegres, conocen a sus dueños, una mascota como otra pero más pequeñita.
    Un saludo y que disfrutes mucho de ellos.

    ResponderEliminar

Recuerda que no hace falta estar registrado. Elige nombre/URL y pon tu nombre, apodo o nick.
Suscríbete si quieres recibir un aviso en el correo de nuevas respuestas a tu comentario.