jueves, 31 de octubre de 2013

Halloween. Las tradiciones cambian


Halloween en la mesa. Recetas divertidas | Foto: Ideal Digital
(dos divertidas recetas para comer en Halloween)


Yo siempre he dicho que si no fuera española quisiera ser irlandesa y si no fuera católica me gustaría ser judía. Sólo por la forma en que valoran las tradiciones en ambos casos.

En España tenemos muchas tradiciones, pero nos mata esa vergüenza histórica que se está instaurando en nuestros corazones. Queremos borrar lo que juzgamos deleznable en nuestra historia pero la historia no hay que juzgarla, hay que comprenderla, porque, por mucho que nos empeñemos, lo pasado ha pasado y no puede cambiarse. Lo único que puede hacerse con el pasado es asumirlo, enorgullecerse de él o aprender de los errores cometidos. Si nos empeñamos en corregir lo que no nos gusta, ¿quién dice que en un futuro no juzgarán también este tiempo nuestro y decidirán que ha habido cosas que merece la pena borrar de los libros de historia?. Uf, me voy por las ramas ¡es que se me ha venido a la mente el pifostio que formamos últimamente los granadinos cada dos de enero sobre si celebrar o no celebrar la Toma (de Granada a los árabes por parte de los Reyes Católicos) y si ello va o no en detrimento de la unión de razas y culturas :-( y me pongo mala.

Hoy es la víspera de Todos los Santos, pero en realidad nadie se acuerda de ello salvo que pronuncies la palabra mágica: Halloween.

Si hay algo que me gusta de Halloween es que han hecho de una tradición una fiesta. Nosotros también teníamos la tradición de celebrar el Día de Todos los Santos y el de los Fieles Difuntos, pero para mi gusto, al menos en España, era una celebración sosa y triste y que año tras año desaparecía lentamente.
Lo tradicional, además de llevar flores a nuestros muertos, era ver el Don Juan Tenorio en la tele, preparar -y comer, claro, que es la mejor parte- los típicos postres de estas fechas: Los buñuelos de viento, los huesos de santo, los roscos de aceite (que me encantan y se comen tanto ahora como en Semana Santa), los panellets (ya os hablé ayer de ellos, en Cataluña, Valencia y Baleares y que se comen mayormente en la celebración de la castañada), las gachas dulces... y poco más -poco más de tradiciones, que de dulces hay un mundo, que en cada región tienen los suyos propios-.

Pero ahora, desde que hemos hecho honor a la tradición española de donde se ponga una fiesta que se quite lo demás y fiesta que se pille hacerla nuestra, y nos hemos "adueñado" de Halloween todo es mucho más divertido.
Aún nos falta mucho terreno para que nuestros niños vayan puerta por puerta ofreciendo truco o trato, o para engalanar las fachadas de las casas con esqueletos, telarañas, calabazas y babas verdes, pero ya tenemos fiestas de disfraces, chuches con formas divertidas, maquillajes horrorosos y un sentido de lo lúdico que nos sale por todos los poros. Y con la que está cayendo... qué queréis que os diga: Bienvenido Halloweeen.
(Me edito: Acaban de llamar a mi puerta una deliciosa brujita y una preciosa novia cadáver. Buff, he tenido que rebuscar para encontrar chuches que darles. Poner nota en el frigorífico: Para el próximo Halloween acordarme de comprar previamente chuches y caramelos)

No os perdáis el artículo Recetas que están de muerte para Halloween que aparece hoy en el Ideal digital y de donde he sacado la foto que inicia la entrada. Me han parecido propuestas muy sencillas y divertidas para hacer en casa. Esas dos seguro que caen pero la que me ha parecido totalmente flipante es la de los dedos, que no la he puesto "por si hería sensibilidades" ¡pero no me digáis que no!.

Y para saber un poco más de estas festividades:

El Día de los Muertos se celebra por todo el mundo
¿Cuál es el origen del famoso ‘truco o trato’ de Halloween?

2 comentarios :

  1. Como siempre muy de acuerdo contigo y yo no podría haber expresado mejor. A mi esto de Halloween me encanta, y no sólo por mi vena americana, sino también por que los recuerdos de estos días, en mi juventud, no son ni mucho menos entrañables. Por el contrario, ahora, disfruto viendo a los niños y los jovenes como se lo pasan y sobre todo, me alegra que hayan convertido una festividad tan sería, en una fiesta divertida, aunque pagana.
    Dicho esto, aun respetando mucho las opiniones de cada cual, me molestan las contras sistemáticas, como por ejemplo las que se plantean contra este nuevo tipo de celebración en España, pero sobre todo me molesta la falta de respeto hacia los que, lejos de confesiones, etc, etc, lo único que pretenden es hacer de la noche del 31 de Octubre, una noche diferente y para pasarlo bien, a golpe de disfraz y truco trato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tú estás de acuerdo conmigo y yo muy de acuerdo contigo en lo que dices sobre las contras sistemáticas y también en que me parece genial que esta fiesta esté cambiando a ser algo alegre, que estábamos como ennegrecíos :-D

      Eliminar

Recuerda que no hace falta estar registrado. Elige nombre/URL y pon tu nombre, apodo o nick.
Suscríbete si quieres recibir un aviso en el correo de nuevas respuestas a tu comentario.