domingo, 2 de febrero de 2014

¿Cómo no se me ha ocurrido antes? (segunda recopilación)

Vuelvo a traeros unas cuantas ideas originales que he ido viendo por Internet. Ya sabéis: El truco del almendruco, como yo digo. Ideas que nos pueden hacer más sencillo algún gesto cotidiano.
Son esa clase de cosas que las ves y piensas ¿cómo no se me ha ocurrido antes?
Esta vez son todas sacadas de webs tipo Lifehacks o BuzzFeed (os pongo los enlaces a la versión en español).

Aquí van unas cuantas soluciones prácticas y baratas para
  • No dejarte las uñas añadiendo llaves al llavero
  • Mantener tus papeles de regalo perfectamente enrollados
  • Sujetar un clavo para clavarlo sin peligro 
  • Tener ordenados todos los cables de tus cargadores
  • Que tu hijo pequeño no se caiga de la cama

No sé vosotros, pero a mí lo de añadir, cambiar o quitar llaves del llavero me mata porque me dejo los dedos en el intento... Bueno, me mataba hasta que descubrí este magnífico y sencillo truco: Usar un quitagrapas para mantener las dos partes de la anilla abiertas.

Dedos a salvo y mucho más fácil



Ya sabéis que con lo de mis jerbillos ando recopilando el cartón de los rollos de papel higiénico de media Granada. Pero además de servir de entretenimiento para los roedores, tienen muchas otras aplicaciones y ésta me ha parecido muy útil porque los rollos de papel de regalo, en cuanto les quitas el plástico o el cierre que los sujeta, tienden a expandirse y a arrugarse hasta quedar inutilizados. La solución: Cortar un rollo de papel higiénico e introducir el de papel de regalo dentro.

Un cierre improvisado con rollos de papel higiénico



No es que me haya chafado el dedo nunca clavando un clavo... Pero el temor está ahí cada vez que se pone una bricolajera (que no es muy a menudo, para qué vamos a engañarnos).
Dos buenas ideas para martillear sin temor:

Sujeta el clavo entre los dientes de un peine para que quede en su sitio y tus dedos a salvo y lejos del martillo.

Usa un peine para no chafarte un dedo con el martillo


Personalmente me gusta más la siguiente: Usar una pinza de la ropa para sujetar el clavo, porque me parece que se sujeta mejor que con el peine, pero cualquiera de las dos cumple su función.

Usa una pinza de la ropa para no chafarte un dedo con el martillo



En casa hay sienes y sienes de cacharritos electrónicos: Discos duros, multimedias, teléfonos móviles, tablet, notebooks... que podían tener un solo cable o un solo cargador, pero no, cada uno tiene el suyo y es un follón de cables de mucho cuidado, así que esta idea me ha venido como agua de mayo:
Usar clips de papelería para sujetar cada cable a la estantería y tenerlos todos ordenados.
Aviso: Tienen que ser tamaño grande, que si son medianos cuesta meter el extremo y dejaría de ser práctico.

Todos los cables por fin en orden



Y acabo con una que, de momento, ya no me hace falta, pero que seguro que os viene bien a más de uno. La he encontrado superoriginal:
Tu hijo ya no duerme en cuna pero aún no controla los límites de la cama y se cae a veces. Pon un churro de piscina pegado al borde de la cama por debajo de sábana bajera ajustable. Servirá como mini-parapeto.





:-D Esto es todo en esta segunda entrega. Como siempre, os pido que, si tenéis algún buen truquillo, o lo habéis encontrado por la Red, escribáis un comentario contándolo, que seguro que a alguien "le soluciona un poco la vida".
♥ ♥ ♥

2 comentarios :

Recuerda que no hace falta estar registrado. Elige nombre/URL y pon tu nombre, apodo o nick.
Suscríbete si quieres recibir un aviso en el correo de nuevas respuestas a tu comentario.